Los beneficios de incluir actividad física en la rutina diaria

holaaaCuando se habla de actividad física, de inmediato se piensa en hacer ejercicios e ir al gimnasio, cuando realmente se hace referencia a todos los movimientos corporales provocados por los músculos esqueléticos, los cuales deben ser planificados, repetitivos y realizados con un objetivo, como podría ser la mejora  de la aptitud física, mantener el peso adecuado o por salud.

Efectivamente la actividad física abarca el ejercicio, pero también otras actividades que involucran el movimiento corporal, como cuando se juega con los niños, las formas de transportes activas, las tareas domésticas y laborales, la práctica de algún deporte, entre otras actividades.

Son varios los beneficios de mantener actividades físicas regulares en los adultos, ya que reduce el riesgo de hipertensión, cardiopatía coronaria, accidente cerebrovascular, diabetes, depresión, caídas, cáncer de mama y colon; además mejora la salud ósea y funcional, así como también es un determinante clave del gasto energético y por eso es fundamental para el equilibrio calórico y el control del peso.

Aumentar el nivel de actividad física es una necesidad social, no solo individual, por lo que las recomendaciones mundiales sobre este tema se dividen en tres grupos, tomando en cuenta la edades comprendidas de 5 a 17 años para el prime grupo, otro de los 18 a 64 años y el último a partir de 65 años.

Entonces, para los niños y jóvenes de 5 a 17, la actividad física se enfoca en los juegos, deportes, actividades recreativas, educación física o ejercicios programados, bien sea en la familia o escuela. Con el objetivo de mantener sanas sus funciones cardiorrespiratorias, musculares, salud ósea y reducir el riesgo de enfermedades no transmisibles en un futuro, se recomienda que inviertan por lo menos 60 minutos diarios en actividades físicas en su mayor parte aeróbicas que ayuden a reforzar sus músculos y huesos.

Mientras para los adultos de 18 a 64 años de edad la actividad física consiste en actividades recreativas o de ocio, como paseos a pie o bicicleta, actividades laborales, tareas domésticas, juegos, deportes o ejercicios programados en las acciones diarias, reuniones familiares o de amistades. De igual manera, se recomienda que este grupo dedique mínimo 150 minutos semanales a la práctica de alguna actividad física aeróbica, así como dos veces o más por semana, realicen dinámicas de fortalecimiento de los grupos musculares.

Por otro lado, para los adultos de 65 años en adelante, la actividad física también consiste en dinámicas recreativas o de ocio como las caminatas, paseos en bicicleta, actividades ocupacionales si existe desempeño en el ámbito laboral, tareas domésticas, juegos, deportes o ejercicios programados en las actividades diarias y familiares. Para prevenir enfermedades no transmitibles, depresión y deterioro cognitivo se recomienda que se dediquen por lo menos 150 minutos semanales a realizar actividades físicas, aunque en los adultos con movilidad reducida es preferible que la realicen por tres días o más intercalados a la semana para mejorar su equilibrio e impedir las caídas. Cuando los adultos de mayor edad no pueden realizar las actividades físicas recomendadas debido a su estado de salud, se mantendrán físicamente activos en la medida que les sea posible.

¿Cómo afecta la inactividad física a las personas?

La inactividad física es el cuarto factor de riesgo de la mortalidad mundial, siendo la causa principal de los cánceres de mama y colon, de diabetes y de la cardiopatía isquémica.

Al tener una vida sedentaria los riesgos en la salud son altos, al menos un 60% de la población mundial no realiza la actividad física necesaria para obtener beneficios para la salud. Esto se debe en parte a la poca iniciativa y participación en las actividades físicas durante el tiempo de ocio sumado al incremento de los hábitos sedentarios durante las acciones laborales y domésticas, al igual que el aumento del uso de los medios de transportes que también han reducido notablemente la actividad física.

La Organización Mundial de la Salud elaboró las recomendaciones mundiales sobre la actividad física para la salud, con el objetivo de orientar sobre el tipo, duración, intensidad y cantidad de actividades físicas para la prevención de las enfermedades no transmitibles (ENT) en el mundo.

Por: Yennifer Calderón

Fuente: Organización Mundial de la Salud

CONTÁCTENOS

UBÍQUENOS

Prestamos nuestros servicios a nivel nacional

EL ABC DE LA LOPCYMAT

 

La LOPCYMAT surgió como una normativa derivada a la Ley Marco de Seguridad Social que incluye, además de una gama de cotizaciones  que todavía se encuentran vigentes, una serie de normas que deben adoptar las empresas con el propósito de preservar la integridad física de trabajadores. Seguir leyendo